Un lunes muy loco

Hola chic@s, ya estamos otra vez a lunes, pero ello no tiene que ser motivo de tristeza ni de bajón .Ahora en veranito que las horas de sol ...

Hola chic@s, ya estamos otra vez a lunes, pero ello no tiene que ser motivo de tristeza ni de bajón.Ahora en veranito que las horas de sol parecen alargarse hasta el infinito, podemos organizarnos para sacar algo de tiempo de ocio, aunque sea lunes.



Pues eso, eso precisamente es lo que hicimos #OpoNovio y yo el lunes pasado: convertir una previsiblemente aburrida noche de lunes en algo alocado y divertido.


Hacía tiempo que no íbamos por Sol, así que decidimos acercarnos para cenar en      Taberna Rosi La Loca         . Y la verdad es que no pudimos tener mejor idea: nos sorprendió, encantó y divirtió a partes iguales.


Se trata de un restaurante nada típico para la zona en la que se encuentra. Bueno, y nada típico en general: ya su fachada colorida, abierta y adornada con flores, en el número 4 de la Calle Cádiz,  nos llama la atención para que nos adentremos en el alocado mundo de Rosi.

Otra de las características del lugar es la energía y buen rollo que irradia su personal, todos ataviados con floreadas camisas. 

La decoración interior tampoco defrauda: papel pintado en las paredes, sillas de colores, flamencos...


El local estaba llenísimo, a pesar de que fuimos temprano (sobre las 20:45). Pero no por ello la atención fue deficiente, sino todonlo contrario ( rapidez, consejos, y simpatía a raudales).

La carta se compone de tapas y supertapas. Aunque en los platos principales la cantidad no es la de una tapa, es mucho mayor.

Nos costó decidirnos porque había bastante variedad. Al final optamos por los chips de berenjena a la miel : un picoteo para  comenzar original y sabroso.


Continuamos con la tortilla de patata: poco cuajadita y con las patatas en su punto justo de textura y tamaño.

Como no, también pedimos el pulpo ahumado.Y además de que su presentación es muy espectacular, su sabor era intenso.Y la salsa que lo acompaña es embriagadora, pero no os puedo desvelar el ingrediente secreto.



Pensábamos que las raciones eran más pequeñas; así que también nos atrevimos con el solomillo con patatitas y queso y el tataki con salsa teriyake. Fue demasiada cena, nos hubiera sobrado un plato.
Ambos platos muy abundantes y perfectamente presentados.



Para el postre ya no hubo hueco, pero seguro que repetiremos porque nos quedamos con ganas de probar, por ejemplo, las croquetas de Rosi que nos han dicho que son deliciosas.

Pensamos que es un restaurante al que hay que ir, no solo por su carta y su excelente relación calidad-precio; sino principalmente porque tendrás la posibilidad de disfrutar de un lunes muy loco y de salir de allí con una energía arrolladora para comerte el resto de la semana.



No olvides visitar

0 comentarios

Dime lo que piensas