Reflexiones tras una mudanza

Hola chic@s, espero que el finde haya ido de lujo y hayáis podido disfrutar al máximo. Para mí ha sido un finde de retomar poquito a poco lo...

Hola chic@s, espero que el finde haya ido de lujo y hayáis podido disfrutar al máximo. Para mí ha sido un finde de retomar poquito a poco los temas y de hacer uso y abuso del HBO. 

Por cierto, ¿son cosas mías o Hanna está mucho más guapa y con mejor cuerpo en la última temporada de Girls? No quiero dar más detalles por si alguien aún no la ha terminado de ver y no me gustaría hacerle spoiler a nadie. 

En fin, tras la locura de la mudanza me apetecía poner negro sobre blanco algunas ideas que me han ido surgiendo durante la semana.
Como muchos sabréis, la casa que nos hemos comprado es pequeña: unos 60 metros. Tenemos cocina abierta, salón, vestidor, un dormitorio y un baño. 
Con respecto al piso anterior hemos perdido un dormitorio, un baño, el tendedero y el trastero.
La decisión de comprarnos una casa pequeña ha sido muy meditada y pensada y en la reforma hemos sacado espacio de almacenaje en todos los lugares en los que hemos podido.

Os cuento todo esto porque en los procesos de empaquetar nuestras cosas y vender los muebles antiguos me di cuenta de algunas cuestiones:

1. En los últimos tiempos he tendido a acumular menos objetos de algunas clases. Ya os comenté hace tiempo que solía vender libros o hacer intercambios; CD's y series o pelis no tengo ninguna ya. Me dio un arrebato un día y me deshice de todo. OpoNovio sí que conserva una buena colección de música y algunas pelis y series.
Mi intención es continuar con esta tendencia y no acumular objetos de este tipo.

2. Cuidado en lo que gastas tu dinero. Cuando te pones a vender tus cosas te das cuenta de todo lo que se devalúan. Nuestros muebles estaban en muy buen estado y los vendimos por un 40% más o menos de lo que nos costaron. Las que uséis Chicfy os habréis dado cuenta también de que lo mismo ocurre con la ropa.
A lo que voy es a que el dinero en la cartera o en el banco nos da miles de opciones, pero una vez que lo gastamos en algo ya estamos perdiendo dinero. Bueno, habría excepciones, como joyas o casas, pero para eso el presupuesto no llega.
Pienso que es mucho mejor tender a invertir en experiencias que nos llenen y enriquezcan y no en objetos de los que luego nos tenemos que ocupar (limpiarlos, transportarlos...)
No digo que no compremos, claro que no. Pero sí que seamos más selectivos con lo que adquirimos.
Personalmente quiero comprar menos ropa e intentar que sea de mayor calidad. No por nada, pero me he dado cuenta de que a las prendas de más calidad suelo sacarles mayor  partido.No siempre, pero suele coincidir.Exceptuaremos la parka militar de Primark que me encanta y con la que me   encuentro comodísima.

En definitiva, contra todo pronóstico, llevo una minimalista dentro.
No en vano el verano pasado comencé mi cuaderno de organización para centrarme en las cosas que realmente me gustan e importan ( libros, restaurantes...) y en el que también hago listas de cosas que me quiero comprar, pero siempre espero un mes para saber si realmente lo necesito y/o quiero.Y la verdad es que muchas cosas se han caído de las listas antes de terminar el mes  de reflexión.

Creo que la casa nueva, con su reducido tamaño, es una ocasión ideal para profundizar en esto y ver si mi camino va por ahí. Siempre me ha llamado mucho la atención el tema de la productividad y creo que, de alguna manera, está íntimamente relacionada con el minimalismo.



Os deseo una buenísima semana. Yo sigo calentando motores y muy contenta con que ya esté la OEP.



No olvides visitar

7 comentarios

  1. Me gustaría poder ser minimalista la verdad. No sé si se puede aplicar con niños. ;-) , tienes que hacer un post de tu experiencia en la obra.
    Se te a colado una "d" en limpiarlo transportarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a intentarlo, a ver si con niño tb se puede ;).
      Ay, ahora corrijo eso. Gracias por leerme y comentar.

      Eliminar
    2. Si.. Vivir con menos tiene muchas ventajas. En ropa hace mucho q compro poco pero de calidad. Tb es verdad q poder usar casi la misma ropa para trabajo y ocio facilita las cosas.
      Vas a probar el minimalismo con niño?? Me he perdido algo??
      Por cierto, sobre eso hay quien sí lo aplica a rajatabla! En el blog Mamá Valiente y en la web de Lucia Terol (creo q es así el nombre) hay mucha info
      Un beso y acabada la reforma... A disfrutar del centro de Madrid!

      Eliminar
    3. No, niños el comentarista de antes jeje.Yo soy de la política de no-madre.
      Yo leo a Vale de Oro, para mí ya es algo extremo ese estilo de vida, pero hay cosillas que sí me gusta aplicar.
      No veas, maja, la diferencia de vivir en el centro.

      Gracias por ser tan fiel al blog y comentar.

      Un besazo

      Eliminar
    4. Jajaja digo.. mirala q se viene al bando de las opomamis. Lo importante es ser feliz y disfrutar de la vida q parece de perogrullo pero no lo es.
      A mi el minimalismo tampoco me va (en sentido estricto)... si q aplico el consumir menos y mejor y no derrochar
      Buenas noches!!

      Eliminar
    5. Hola, nunca comento pero te sigo desde hace mucho!!! Yo el minimalismo desde que tengo un bebe lo aplico pero para mi jaja nunca pensé que reduciría tanto mi gasto en ropa, eso si se lo lleva todo la peque... Como llevas vivir en el centro?? Yo me acabo de mudar (vivía en Sanchinarro) y no se como llevaré la adaptación porque el barrio me encantaba!!! Mucha suerte con todo y todas a por todo!!

      Eliminar
    6. Hola guapa.Pues tu coment jeje que a mí me encanta que me contéis cositas.
      Lo de la ropa si lo piensas bien es una historia porque lo que podemos llegar a acumular es impresionante.
      Yo viví en Sanchinarro hace un tiempo.
      A mí me encanta vivir más céntrica, la verdad, era lo que buscábamos .
      Ya me contarás qué tal tú tb por tu nueva ubicación.

      Muchas gracias por pasarte y por comentar.

      Un beso

      Eliminar

Dime lo que piensas