Qué ver en Praga I

Tras petición y sugerencias de  algun@s ,  y aunque llegue con “algo” de demora,  en este post vamos a compartir con vosotros las cosas que ...

Tras petición y sugerencias de algun@sy aunque llegue con “algo” de demora, en este post vamos a compartir con vosotros las cosas que vimos en Praga que  más nos gustaron y que no habría que dejar de ver si uno tiene la oportunidad de ir allí. ¡Esperamos que os guste!

1. Castillo de Praga: visita obligada, en especial por la Catedral de San Vito que se encuentra en su interior, en el centro del castillo, sin duda lo mejor de la visita. La catedral es enorme: naves gigantescas, techos altísimos. Las colosales vidrieras y toda la ornamentación en general es espectacular. Destacar la tumba del Santo Juan Nepomuceno, detrás del altar, preciosa con sus mil adornos y telas, y la capilla de San Wenceslao, cuyas vidrieras crean un ambiente y unos haces de luz de película. Cerca de la entrada este (la parte más antigua y que más parece un castillo) se encuentra el Callejón de Oro, que es la pequeña callejuela con casitas de colores que sale en todas las guías y muchas postales. La verdad que fue un poco decepcionante ya que, si no todo el castillo se encuentra ya muy orientado hacia los turistas (a nada que mires en un pequeño rincón te encuentras bares, terrazas, tiendas de souvenirs), en el caso del callejón había que entrar a través de unos tornos (había que pagar entrada), el callejón en sí estaba bastante atestado de gente (más si cabe que en el resto del castillo) y luego las casitas de colores resulta que dentro son tiendas de souvenirs y regalos, lo cual todo ello le quitaba un poco de encanto


2. Plaza de la Ciudad Vieja: otros de los sitios que hay que ver sí o sí. El reloj astronómico es muy bonito (no lo llegamos a ver en movimiento) y la plaza tiene un ambiente especial, ya no sólo por la cantidad de gente que siempre hay, sino porque es como una pequeña torre de babel: ves a gente de todas las partes del mundo y de todas las razas. La plaza está llena de restaurantes y terrazas típicas para turistas, pero esposible comer/cenar e incluso tomarse una copa si es por la noche si nos adentramos en los callejones aledaños. De hecho, una de las últimas noches descubrimos una pequeña coctelería que se encuentra detrás de la plaza llamada Cili Bar, donde pudimos tomar unas copas tranquilamente aislados de todo el bullicio de la plaza.

3. Orillas de río Moldava: no es un enclave en sí, pero la verdad que es un placer poder pasear por las orillas y disfrutar de las vistas de la orilla opuesta, estés en una orilla o en la contraria, de día o de noche, y poder ver y pasear por los puentes (el más famoso el de Carlos, con su torreón al final de uno de sus extremos). En la parte a la altura del barrio de Nove Mesto se puede ver además la Casa Danzante, del arquitecto Frank Gehry, con su espectacular y moderno diseño curvado.


Bueno,  para no extendernos demasiado, eso es todo por el momento. Continuaremos en otro post en breve

No olvides visitar

1 comentarios

  1. ¡qué maravilla!

    ¡qué sueño de viaje!

    un post viajero precioso

    Gracias Cris y Felicidades por el día de tu santo.

    Un beso

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas