4 formas sencillas y económicas de cuidarse

Hola chic@s, ya casi tenemos por aquí el veranito.Pero como tampoco queremos volvernos loc@s con la "operación bikini",  me ha par...

Hola chic@s, ya casi tenemos por aquí el veranito.Pero como tampoco queremos volvernos loc@s con la "operación bikini", me ha parecido bien dejaros por aquí algunos tips muy sencillos y baratitos para resaltar nuestra belleza natural.


1. Bebe agua. Tan sencillo como beber, al menos, 4 vasos grandes de agua al día. Es un gesto sencillísimo y fácil de incorporar a nuestro día a día y los beneficios que obtenemos son innumerables: mejora la piel, combate la retención de líquidos y el estreñimiento. Además, si adquirimos el hábito de tomar un vaso de agua nada más levantarnos, activaremos nuestros órganos y ayudaremos a nuestro cuerpo a funcionar mejor. 
Eso sí, no esperéis a tener sed, porque la sed es una señal del cuerpo para advertirnos de que nos falta agua, o sea de que está comenzando el proceso de deshidratación. O sea que hay que acostumbrarse a beber antes de sentir sed.



2. Exfóliate. La piel es el órgano más grande que tenemos y, sin embargo, a veces no le prestamos la atención necesaria. Pero con un gesto tan sencillo como exfoliarnos mientras nos duchamos, podemos conseguir eliminar las impurezas y hacer que los tratamientos que nos apliquemos después sean mucho más efectivos. Y aunque simplemente luego nos apliquemos nuestra hidratante corporal, si previamente nos hemos exfoliado, notaremos una mejoría visible en el aspecto de nuestra piel.
La frecuencia ideal oscila entre una y dos veces semanales. Yo la verdad es que intento hacerlo una vez a la semana y lo hago con un guante de crin bastante suave. En cuanto a los productos, hay infinidad en el mercado, pero cualquiera de la marca blanca de supermercado puede ser bueno para comenzar. Yo hoy quiero hacerme con alguno y tal vez mire L'Oreal, ya que esta marca ultimamente me está dando buenos resultados. 


3. Pasea. Sí, hace calor y cuesta salir de casa, pero el cuerpo humano está diseñado para moverse.Así que si no quieres que te empiece a doler aquí t allí  o sentir las piernas pesadas, tienes que sacar al menos 30 minutos en tu apretada agenda para salir a andar. Lo ideal es hacerlo por la mañana tempranito o a última hora de la tarde. No te lo tomes como una obligación, aprovecha ese tiempo para pensaren tus  cosas, ordenar ideas o simplemente para desconectar y disfrutar del paisaje. 


4. Duerme. De verdad, es impresionante lo que cambia un rostro descansado. Os voy a contar una anécdota: estoy ahora pasando unos días cuidando a mi padre y, bueno, por las mañanas me arreglo "a salto de mata" porque tengo que ayudarle a él a asearse y vestirse. Las que tengáis  niños sabréis de lo que hablo. El caso, que volví a entrar al baño por cuarta vez y, al mirarme al espejo, vi que las ojeras estaban muy atenuadas.Tanto fue así que tuve que asegurarme de que no me había aplicado ya el corrector de ojeras. 
En serio, dormir lo suficiente es súper importante, no sólo para la piel, también para regular nuestro metabolismo y apetito;  y para mantener el ánimo y el humor estables.

 Y, sed felices, eso se refleja en el rostro.



No olvides visitar

0 comentarios

Dime lo que piensas