Necesito días así

Hola chic@s , ya está llegando el día libre y parece que también ha llegado el otoño ( por fin).  En el post de hoy quiero hablaros de tres ...

Hola chic@s , ya está llegando el día libre y parece que también ha llegado el otoño ( por fin). 


En el post de hoy quiero hablaros de tres tipos de días que necesito de vez en cuando;  bien para coger fuerza, bien para desconectar o bien para organizar algunas cuestiones o parcelas de mi vida que, finalmente, terminan por afectar también al estudio.

Voy a ello:

1. Días Perezosos: No soy muy fan de la no actividad, pero de vez en cuando necesito muchísimo no hacer nada durante un día entero. Pero nada de nada: ni de estudio, ni de tareas domésticas, ni de ocio. Son días en los que comemos "de tupper" o pedimos algo, en los que leo a la hora que me apetece y el tiempo que me apetece, en los que , incluso, duermo una siesta.
Estos días también me piden no arreglarme en absoluto ni maquillarme, solo la rutina diaria de limpieza e hidratación.
Otra cosa que me suele apetecer mucho en esos días es salir a dar un pequelo paseo por la zona con un calzado muy cómodo y permitirme algún pequeño capricho dulce.
Tampoco puede faltar ver alguna peli o serie bien acomodada en el sofá.
He de reconocer que pocas veces me doy estos lujos, pero que de vez en cuando sienta de lujo tener un "lazy day".





2.Cansarme de otra manera. No sé si a vosot@s os ocurrirá, pero algo que he venido notando desde que empecé a opositar es que ahora me canso mucho más que antes de estar fuera de casa.No sé si me explico bien: pero creo que al pasar muchas horas en casa, cuando cambio esa rutina y, aunque lo que haga duera de casa no sea cansado en absoluto, me agota. Creo que influye muchísimo el hecho de que nos relacionamos con pocas personas en nuestro día a día y por eso, cuando sociabilizamos, nos cuesta un esfuerzo extra.
A pesar de esto, a veces "se me cae la casa encima" y necesito un día de estar por ahí de la mañana a la noche haciendo mil planes.



3.Marujeo/Cuidados Personales. No es demasiado infrecuente que llegue un momento en que la casa se me ha ido un poquito de las manos.Creo que es normal, si tenemos en cuenta que vivo en dos lugares diferente, con lo cual la organización y logística es más complicada.
Al margen de esa cuestión personal, es humano priorizar en el estudio y dejar un poquito de lado las tareas domésticas y el cuidado de un@ mism@.
Lo que ocurre es que tras un tiempo haciendo lo básico en esos dos campos, llegamos a una situación complicada: los azulejos del baño necesitan un repaso, los cristales son casi opacos ya, nuestro pelo pide un corte a gritos...
Cuando pasa esto y siento que la situación me desborda, uso esta solución: me tomo un día libre de estudio y me dedico a limpiar todo aquello que no puedo hacer en un día normal. Además, me reservo algunas horas para mí y pido cita en la peluquería, esteticien o me hago los tratamientos que necesito en casa.No sabéis qué bien sienta tras dejar la casa "como los chorros del oro" darse unos mimitos. 
Y si ha tocado limpieza a fondo de la cocina, esa noche la cena viene de fuera. ¿Qué mejor manera de terminar un día así que cenando sushi? 




No olvides visitar

0 comentarios

Dime lo que piensas