Decidir es renunciar

Imagino que a estas alturas ,el que más y el que menos ,ha tenido que tomar alguna decisión en su vida.  Es vox populis que cuando no decidi...

Imagino que a estas alturas ,el que más y el que menos ,ha tenido que tomar alguna decisión en su vida.

 Es vox populis que cuando no decidimos, también lo estamos haciendo.

Así,parece que no queda más remedio que decidir. 

El asunto se complica muy mucho cuando tenemos que decidir entre dos opciones que nos importan mucho.

Yo vivo en un eterno "desventir a un santo para vestir a otro".Tengo dos santos y una santa: mi padre,#OpoNovio y la Opo.

Creo que en términos generales lo llevo modestamente bien.También es cierto que tengo momentos absolutamente desquiciantes.
Pero al final,yo he decidido esto:no quiero dejar de cuidar a mi padre,no quiero dejar la #Opo y no quiero dejar a #OpoNovio ( otra cosa es que él se canse de la situación,está hablado y muy hablado y este santo no es Job pero casi casi).
Mis momentos desquiciantes suelen venir de la mano de "no acepto esta situación".Porque vale,una decide pero el día a día te pone de frente a situaciones que no te agradan.
Sirva esto de ejemplo: esta mañana me he dicho,hoy me pongo a estudiar antes de que mi padre se vaya.Le he preparado su ropa y le he dicho que se vistiera.Yo ya de antemano sabía que iba a reclamar mi ayuda dos o tres veces para la tarea de vestirse.Entonces,¿de qué me ha servido negar la realidad? De nada.Bueno,sí,de mucho: me ha daso tiempo a repasar 2 funciones de la Comisión de la UE en 45 minutos (ironía  modo ON ) y he entrado en tal estado de ansiedad que me he tenido que ir a la calle porque era incapaz de estudiar cuando él ya se había ido.
 
No he sido consecuente con mi decisión: quiero cuidar a mi padre.

No sé muy bien el motivo de contaros esto,pero me parece que muchos de los conflictos que se nos plantean surgen de no decidirnos o de no ser totalmente consecuentes con nuestras decisiones.

Preferiría no haberme puesto a estudiar esta mañana y haber esperado a que mi padre se marchase,me hubiese ahorrado el mal rato que he pasado de nervios y angustia.

La conlusión que saco de esto es que aceptemos las consecuencias de nuestras decisiones y que no pretendamos cosas que son inviables en las circunstancias derivadas de nuestras decisiones.

Cuando acepto la situación,aunque esta sea la misma que cuando no la acepto,me siento mucho mejor y no me desquicio.Por lo tanto,lo correcto es aceptarlo.

Espero que logréis conseguir esto y el camino se os haga más llevadero.

No olvides visitar

10 comentarios

  1. Animo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Un beso grande!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Edito q he visto un par de tildes de menos q hacían q no se entendiera bien.
    Te comprendo. A mí me pasa algo parecido, compaginar opo y responsabilidades familiares, es duro.
    Por si te sirve, para mí, la clave ha sido ser realista sobre el tiempo del que realmente dispongo y además aceptar las cosas cuando se tuercen y no dependen de mí. Exigirme hasta donde es realista exigirme, porq se que no puedo llegar a las diez o doce horas diarias q mucha gente alcanza, e intento no sentirme mal por ello. Sí me enfado conmigo cuando pierdo mi valioso tiempo en cosas extra opo cuando debería estar estudiando (IG, FACEBOOK, y similares).
    Está claro q a veces es muy difícil no mosquearse porq todo se tuerza y no salen las cuentas de horas y temas, pero al final, es como dices, ser consecuente con nuestra elección.

    Todo mi ánimo, Cris, con todo lo q llevas pa'la te. Y paciencia contigo misma, seguro q estás haciendo todo lo q puedes.

    A por ello, no desfallezcas ahora, llevas mucho caminado y seguro q el camino, aunq duro, está muy avanzado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias y mucho ánimo para ti tambièn.

      Eliminar
  4. En la vida siempre siempre hay que elegir, pero parece que la oposición pone esta verdad absoluta más a la vista.

    Supongo que será algo generalizado, pero cada vez que tengo que hacer algo (que no sea estudiar) o alguien me habla de un plan guay (incluso en el día de descanso) únicamente se me viene a la cabeza LA OPOSICIÓN, así, en mayúsculas como si fuera mi Dios particular al que tengo que tener en cuenta antes de tomar una "buena" o "mala" decisión, como si el día del examen vaya a ser mi juicio final, poniendo sobre la mesa lo positivo y negativo que he hecho para ver si merezco o no entrar en "la otra buena vida".
    Me imagino que la devoción que yo siento hacia la oposición es la misma que se sentía en antaño hacia los dioses que cada uno tuviera. Esa oposición que tantas alegrías me da de vez en cuando a la vez que me produce un miedo terrible y me quita muchas cosas, condiciona mi libertad porque siempre tengo que rendirle cuentas a ella.

    En fin, que a veces perdemos un poco la perspectiva y no nos damos cuenta que hay muchas cosas muchísimo más importantes que llevar X temas tal día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto,tal vez a veces perdamos la perspectiva y nos perdamos cosas.
      Un beso

      Eliminar
  5. Es complicado... ¡Que te voy a contar que no sepas! Sólo nos queda ser consecuente con nuestras decisiones y llevarlas a cabo. Intentar no angustiarnos, ni coger nervios cuando nos sobrevienen cosas que no podemos evitar. Un besazo fuerte y mucho animo con la opo. Mañana sale el sol nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí!!! Tenemos que hacer lo mejor que podamos con lo que tenemos!!
      Un beso

      Eliminar
  6. Esta claro que tomar una decisión nos cierra el camino a otras, pero ya sabes, cuando se cierra una puerta se abre una ventana, o quien sabe, quizás toda una senda por recorrer. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,la toma de decisiones nos va marcando el camino o hace que ese camino tengamos que recorrerlo con más obstáculos.Pero la meta está ahí,aunque nos cueste más llegar a ella.
      Un abrazo!

      Eliminar

Dime lo que piensas