Veranos de la infancia

Aún recuerdo con nostalgia aquellos larguísimos veranos de la infancia y la adolescencia  en los que parecía que la vida era una eterna vaca...

Aún recuerdo con nostalgia aquellos larguísimos veranos de la infancia y la adolescencia  en los que parecía que la vida era una eterna vacación.


Con la recogida de las notas comenzaban casi tres meses de viajes,piscina,playa,cursos de inglés,campamentos.

Me siento muy afortunada por haber tenido los padres que me tocaron en suerte.Mamá está en el cielo hace muchos años ya,era un ángel de inmensos ojos azules.Y el lugar de los ángeles es el cielo.
Papá lo ha hecho muy bien,ahora ya toca hacer un poco de madre con él.

Ellos hicieron que fuese una niña muy feliz,sin preocupaciones.
Pero,sin duda,esos maravillosos veranos de la infancia han quedado tatuados para siempre en mi corazón.

Siempre íbamos a la playa en julio,cada año a un sitio diferente y el resto del varano se repartía entre los campamentos y las casas de verano de los abuelos en El Valle del Jerte y Hervás.

Cada día eran sorpresas:ver sitios nuevos,comer cosas diferentes,agasajos constantes por parte de los familiares,juegos y excursiones con mis primos mayores.
Me encantaba ir al mercadillo con mi tía,siempre caía alguna cosita jeje.
También era una cosa increíble salir con mis primas mayores las primeras veces de noche (con 14 o 15 años en las fiestas del pueblo).

Otra cosa que recuerdo con intensa emoción son las meriendas en casa de los abuelos,todo se les hacía poco para nosotros.Recuerdo una vez que una prima mía y yo nos colamos en la despensa y nos comimos casi un bote de Nocilla entre las dos.Claro,al día siguiente,malitas de la tripa.
Recuerdo muy bien como mi abuelo paterno recogía cuidadosamente de un ciruelo del jardín unas riquísimas ciruelas claudias y las traía para mí como si fuese lo más importante que él tenía que hacer.

Estoy convencida de que somos,en gran medida, lo que nos han hecho ser de niños.Recibí mucho amor y eso va a estar para siempre ahí.






No olvides visitar

3 comentarios

  1. Cuantas veces he pensado "verano, tu antes molabas", el caso es que hay que sentirse afortunado por lo que tuvimos y disfrutar tambien de el momento actual, esperando que lleguen otros mejores, pero teniendo en cuenta que también esparte de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta verdad en tus palabras compi.
    Siempre me paso por aquí, pero desconocía lo de tu mamá.
    Efectivamente yo siempre lo digo..los ángeles sólo pueden estar en el cielo...
    Ahora nos toca envejecer un poquito de golpe y hacer de mamás como bien dices, pero nadie nos quitará todo ese amor que recibimos y que nos ha hecho ser quienes somos hoy en día.
    Un besito muy fuerte.

    Estefanía

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas