El privilegio de disponer de mi tiempo

Tal vez el título de la entrada sea demasiado optimista , pero es muy cierto que si algo de positivo tiene ser opositor/a a tiempo completo ...

Tal vez el título de la entrada sea demasiado optimista , pero es muy cierto que si algo de positivo tiene ser opositor/a a tiempo completo es que puedes organizar tus días como quieras.

Desde mi más tierna infancia (muy tierna, por cierto, porque soy hija de madre trabajadora) mi tiempo ha estado totalmente milimetrado por diversas y variadas actividades:guardería, cole, clases extraescolares de inglés, dibujo, teatro... Luego la uni y la EOI, más tarde el CAP y el Master y en los últimos años el trabajo.

Después de este extenuaste currículum creo que es bastante comprensible que valore tanto este periodo de mi vida en el que puedo coger el tiempo entre mis manos y moldearlo a mi manera.
Al principio de la oposición me empeñaba en ser "horariamente correcta" y en hacer las cosas cómo, cuándo y dónde deben hacerse. Pero de un tiempo a esta parte escucho mucho más a mi cuerpo y, sin llegar a la anarquía, pues soy mucho más flexible en cuanto al horario.

Por dar algunos ejemplos os puedo decir, que no es raro verme pasear en las cercanías de mi casa a la 1 de la mañana con mi perrita o acostarme un día a las 21 porque veo que ese día no doy más de mí, así como limpiar por las tardes que no sé el motivo pero me suele apetecer más que por la mañana.

En fin, estos son sólo algunos ejemplos, pero la libertad que me da saber que lo "único" que tengo que hacer es sacar 8/9 horas de estudio al día y que el resto del día (15/16 horas) son para mí me da una sensación de libertad maravillosa.



No olvides visitar

4 comentarios

  1. Hola! yo cuando estoy hasta el moño de la opo -momentos de esos que o te obligas a pensar lo positivo o tiras los códigos por la ventana- siempre me repito lo genial que es poder a las 11:30 de la mañana echarse una minisiesta (no me preguntes por qué pero a esa hora me entra un sueñoooo...) y que eso lo echaré de menos cuando sea funcionaria :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el ratito de después de la comida lo valoro como si fuese oro porque eso de tener q impartes clases a las 15,30 no veas lo mal q lo llevaba yo.
      Y,claro, es q hay q ver lo bueno de esta situación, q no es más q eso, una situación.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Exacto, opositora! cuando una ha estado sin tiempo para nada, sobre todo, después de la Uni, al entrar en el mundo laboral nos damos cuenta que el TIEMPO es uno de los mayores bienes que existen. Recuerdo uno de mis trabajos de periodista en una radio de 8 a 20 con un par de horas para comer y creo que desde entonces ya pensé aquello de si fuera funcionaria tendría la tarde libre...jeje
    Pues nada a disfrutar del momento que cuando hay que estudiar se estudia y cuando el cerebro pide descanso... a desconectar. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es q es la mayor ventaja q encuentro, porque puedes hacer las cosas cuando más te apetece y no estar tan pillada por el reloj. Además, si un día has dormido mal puedes hacer un descansillo en cualquier momento (o casi). y es q lo de pasar sueño cuando tenía q dar las clases era mi peor pesadilla.
      Ánimo y un besito!,

      Eliminar

Dime lo que piensas