Volviendo a las andadas

En primer lugar quiero disculparme por no pasarme en tantísimo tiempo por este rinconcito. Los motivos han sido varios y tampoco creo que ve...

En primer lugar quiero disculparme por no pasarme en tantísimo tiempo por este rinconcito. Los motivos han sido varios y tampoco creo que vengan al caso ahora mismo.

Lo importante es que ya estoy por aquí otra vez para dar cuenta de mi andadura opositoril y de mi vida en general (es que va todo en el lote).

Entre las muchas cosas que se me han pasado por la cabeza en todo este tiempo hay una que me apetece mucho compartir con vosotr@s: se trata de la tendencia que tenemos los opositores a dejar un montón de cosas para después de la opo. Bien es cierto que hay muchas cosas que por motivos de tiempo, energía o euros no queda más remedio que posponer, pero en otros casos se trata más bien de un autoengaño respaldado por nuestra especial situación.
Así que yo he empezado a no posponer algunas cosas y así sentir que no SOLO soy una opositora. Entre esas cosas se encuentran dos muy importantes para mí:

1. Pasar tiempo con mi familia. Sí, mi familia "de sangre" no vive en el mismo lugar que yo, aún así, llevo algo más de un mes visitándoles periódicamente y me encanta: me recargan las pilas, su amor me hace feliz y compartir un poquito de mi vida con ellos me aporta un millón de cosas. Claro que para ello he tenido que ajustar horarios de estudio e incumplir algún cante (siempre he cantado pero con mayor o menos fortuna). 

2. Leer. Y me explico. No concibo mi vida sin leer, así que aunque en verano renuncié a leer nada que no tuviera que ver con la opo pues me he desdicho y he vueltoa a leer casi a diario. Vale que solo leo un poquito por las noches y algún día poscante, pero me aporta tanto que creo que hasta me da fuerza para afrontar las (maratonianas) jornadas de estudio.


Hasta aquí las dos cositas más importantes a las que no he querido renunciar pese a ser opositora.Y vosotr@s, ¿ a qué no pensáis renunciar?

No olvides visitar

4 comentarios

  1. A veces entran ganas de llorar cuando quieres y no puedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede llegar a ser muy frustante.Pero hay que permitirse algo de vez en cuando.
      Mucho ánimo!

      Eliminar
  2. Yo tengo muchas, muchas ganas de leer. Pienso que por febrero voy a poder a volver a leer... (ahora es prioritario dormir).

    Me alegra que hayas vuelto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu bienvenida.Claro, dormir alimenta el alma.
      Ya me contarás de tus lecturas.
      Un abrazo!

      Eliminar

Dime lo que piensas