Llámame superficial...

Conocernos a nosotros mismos es el más poderoso antídoto para no convertirnos en nuestro peor enemigo. Lo que ocurre es que en algunas ocasi...

Conocernos a nosotros mismos es el más poderoso antídoto para no convertirnos en nuestro peor enemigo. Lo que ocurre es que en algunas ocasiones cuesta ser sincero con uno mismo e inventamos 1000 excusas para evitar reconocernos LA VERDAD.

Imagino que a estas alturas del post no entendéis nada, porque ni esto habla de superficialidad, ni de oposiciones ni de nada coherente.
Pues veamos si le doy un poco de forma y, sobre todo, fondo a esto.

Ayer me reconocí a mí misma que me siento bastante menos feliz tras haber cogido unos kilos (más de 5 y menos de 10) en el último año. Este reconocimiento me costó dormirme llorando anoche, pero contradictoriamente levantarme genial esta mañana. Es como si me hubiese sido revelada una verdad infinitamente valiosa, ya que ha sido como si le hubiese dado el estatus de problema que requiere de soluciones.

En sí misma la revelación no es valiosa, a no ser que vaya acompañada de actos que ayuden a eliminar o reducir el problema. Os podréis imaginar que en este año he intentado más de dos cosillas para librarme de lo que me sobra....sin ningún éxito.

No quiero ser temeraria ni obsesionarme con la cuestión (más de lo que ya lo estoy), pero echo mucho de menos mi cuerpo y quiero volver a sentirme así. Por ello, hoy he comenzado una suerte de diario en el que ir anotando lo que como y cómo me voy sintiendo en el proceso. En principio no voy a seguir ninguna dieta en concreto sino que simplemente voy a eliminar las miles de cosas que como y que bebo que sé que no debería comer ni beber.
En la primera hoja de este diario he escrito un decálogo (algo así como los 10 mandamientos para volver a la 36 jeje) que no deberé romper en ningún momento y el premio será volver a ponerme unos vaqueros que, por supuesto, a día de hoy están muy lejos de ser de mi talla.

Y como para toda meta hay que fijar una fecha límite, pues he pensado que con 15 semanas debería ser suficiente.
Llámame superficial, pero...

No olvides visitar

2 comentarios

  1. Animo!! Yo desde que empece la opo engorde 5 kilos...de esos que ni estas gorda ni estas delgada, no tienes una talla definida, o te estan grandes o muy estrechitas!! A si que al pasar la semana santa....a dieta!!! No me esta resultando dificil pues llevo 2 semanas y he perdido un kilo y medio!! Eso si me he apuntado al gim y voy a naturhause que me esta ayudando muchisimo!! Me salto la dieta...los viernes noche y sabado!! Que hay que disfrutar de la vida y aun asi estoy adelgazando!!! Un beso primor y animooo

    ResponderEliminar
  2. Holaaa.La cosa va bastante mejor:voy al gym,controlo lo q como y los findes me paso igual que tú. Gracias por tu comentario,me ha servido .
    Un beso

    ResponderEliminar

Dime lo que piensas